Caballo Appaloosa

El caballo Appaloosa es uno de los más conocidos y populares en la historia americana. Esta raza de caballos se caracteriza principalmente por contar con rayas en las pezuñas, la piel moteada y un particular patrón de manchas coloridas en la parte superior del pelaje. Otra característica física muy particular de este caballo, es una esclerótica blanca claramente visible en los ojos del caballo.

Entre esta raza, existen caballos con una gran variedad de estructuras óseas y tipos de cuerpo, derivado como influencia del cruce entre los Appaloosa y una gran variedad de razas de caballos. Lo que más caracteriza el tipo de Appaloosa, es el color y patrones en el pelaje del caballo.

Historia del caballo Appaloosa

Predecesores y origen de los Appaloosa en América

Los caballos Appaloosa se originaron en Norteamérica y se considera que su origen genético son los mustangs salvajes que llegaron al continente alrededor del siglo XVI, junto a los exploradores españoles. Estos caballos fueron muy apreciados por las tribus indígenas al noroeste de Norteamérica, especialmente la tribu de los Nez Percés, quienes empezaron a cuidarlos y criarlos hasta originar los Appaloosa.

Aunque varias tribus indígenas criaban caballos, los Nez Percés en particular tuvieron criterios muy exigentes al momento de la cría. El principal objetivo de esta tribu al criar los caballos, era obtener una raza de caballos que fueran muy inteligentes, colorida y fácil de manejar, lo que les permitiera domarlos con facilidad.

Inicialmente, estos caballos adoptaron el nombre del río Palousa en la región de Idaho, el cual existía en la región donde residían los indígenas de la tribu Nez Percés. Los nativos y personas externas, se referían a ellos como caballos Palouse, sin embargo, con el tiempo este nombre se fue modificando hasta llegar a ser Appaloosa.

Reducción en la población de caballos Appaloosa

Originalmente, existía un tratado que databa a 1855, en el cual se les otorgaba la tribu de los Nez Percés la totalidad de sus tierras. Estos límites de tierra fueron reducidos en un tratado de 1863 a sólo una décima parte de sus tierras originales. Para el año 1870, existió una grave guerra entre el gobierno de los Estados Unidos y esta tribu, la cual se generó en la búsqueda del apoderamiento de estas tierras.

Como consecuencia de esta guerra, una gran parte de los caballos Appaloosa fueron asesinados, robados e inclusive se perdieron. Esto se debió en su mayor parte a ataques por parte del gobierno norteamericano, reduciendo gravemente la población de caballos Appaloosa que estaba en existencia.

Revitalización de la raza de los caballos Appaloosa

En Enero de 1937, Francis D. Haines escribió un artículo en la revista “Western Horseman”, en el cual llamaba la atención al público general sobre la necesidad de preservación de los caballos Appaloosa. En su artículo, Haines relataba sobre la historia de la crianza de estos caballos y la importancia de mantenerlos como patrimonio del país.

Para finales de la década de 1930, se había retomado el interés en la supervivencia de los caballos Appaloosa y su crianza. Los pocos especímenes sobrevivientes de los Appaloosa, sirvieron como la fundación para repoblar esta raza de caballos.

Para 1938 se había creado el Club de Caballería Appaloosa como un registro para este tipo de caballos, el cual se encargó de supervisar el resurgimiento de esta raza de caballos. Los caballos Appaloosa se han llegado a convertir en la actualidad en una de las razas más populares y con mayor índice de crianza en todo el mundo, gracias a sus características físicas así como su facilidad para ser domados.

Características del caballo

Tamaño y peso de los caballos Appaloosa

Los Appaloosa suelen ser caballos de gran tamaño. Los especímenes de esta raza pueden llegar a medir alrededor de 142 cm hasta un total de 153 cm, aunque se han encontrado algunos que superan estas medidas. En promedio, el peso de estos caballos se sitúa alrededor de los 431 kg hasta los 550 kg.

Colores y patrones característicos

El color base del pelaje de los caballos Appaloosa hoy en día, puede variar entre gris, palomino, crema, perla, grulla, pardo, negro, marrón, castaño oscuro, ruano azul, ruano rojo y bayo ruano. En la cara estos caballos suelen tener colores y patrones como resplandores, rayas o estrellas. En las piernas pueden tener patrones de anguilas, cuartillas, tobillo, medias, rayos, piernas y más.

Generalmente, la piel de estos caballos suele ser moteada con manchas blancas y negras, la pigmentación de estos parches en la piel, suelen dar la apariencia de manchas. Dependiendo del origen genético de estos caballos, se pueden encontrar especímenes marcas de este estilo alrededor de todo el cuerpo. Algunas de las manchas más características y populares son las siguientes:

  • Mármol: Mezcla de pelaje blanco y negro que genera un aspecto marmoleado.
  • Copos: El cuerpo del caballo tiene una tonalidad negra u oscura, con pequeñas manchas blancas, especialmente alrededor de las piernas.
  • Leopardos: Cuerpo de un color claro con manchas negras.
  • Cobija: las piernas son completamente blancas o en algunos casos, tienen pequeñas marcas negras encima de la base blanca.

Características únicas de los Appaloosa

Aunque existen muchas características que estos caballos pueden compartir con otras razas de caballos, hay algunos detalles particulares que son únicos de los Appaloosa. Estos caballos se caracterizan por las rayas verticales que presentan una gran mayoría de los especímenes de los Appaloosa en la zona de las pezuñas.

Otra característica única de los caballos Appaloosa se encuentra en la zona de los ojos. Cuando los ojos de estos caballos están en una posición normal, se les puede observar una clara y denotada esclerótica blanca en la zona alrededor de los ojos.

Alimentación

La alimentación de los caballos Appaloosa suele consistir en una dieta regular para caballos. A estos caballos se les puede alimentar con grama fresca de pastar, ya que contiene la gran mayoría de los nutrientes que estos animales necesitan. Gracias a este tipo de alimentación, los Appaloosa son caballos que no suelen tener enfermedades como obesidad, laminitis, entre otros.

Otra alternativa bastante interesante para alimentar a los caballos Appaloosa, es con heno de alta calidad. Además del heno, estos caballos pueden alimentarse con granos como avena, aunque es importante destacar que algunos granos como el trigo, no es bueno para su organismo.

Estos caballos también pueden alimentarse con productos altos en sales y minerales, frutas así como algunos vegetales. Es importante que a los Appaloosa nunca se le den de comer salvado ni desechos de jardín, ya que puede ser contraproducente para sus organismos.

Reproducción

Celo de las yeguas Appaloosa

La cría y reproducción de los Appaloosa, es similar a la de algunos otros caballos. Para reproducir este caballo, es necesario esperar hasta que la yegua haya alcanzado su primer celo, el cual se genera alrededor de los 18 meses de edad en el caballo.

El periodo de celo de las yeguas Appaloosa, puede acabarse en el invierno, debido a la duración de los días. En caso contrario, en épocas de calor como en la primavera o verano, el periodo de celo puede prolongarse. La exposición prolongada al sol, puede iniciar prematuramente el periodo de celo de la yegua, sin embargo, se recomienda darle la protección solar adecuada a las yeguas si se realiza esto.

Al alcanzar el celo, las yeguas Appaloosa tienen una ovulación regular de 3 semanas. En este periodo de ovulación, las yeguas de esta raza de caballos son receptivas a procrear únicamente de 2 a 8 días dentro de este periodo.

Embarazo de las yeguas Appaloosa

El embarazo en una yegua Appaloosa puede durar un periodo cercano al año, alrededor de 330 a 340 días. Generalmente, las yeguas de esta raza de caballos tienen únicamente un potro por cada embarazo.

Regulación de la reproducción en los Appaloosa

En países como Estados Unidos, la reproducción de los Appaloosa está regulada por el Club de Caballería Appaloosa. Este ente regulatorio sólo aprueba la reproducción de los Appaloosa con tres razas: pura sangre, pura sangre árabe o un caballo cuarto de milla. Estos caballos también se pueden cruzar con otros Appaloosa, pero se debe obtener autorización previa del ente regulatorio.

Cuidado y mantenimiento de los Appaloosa

Darle el cuidado necesario a un Appaloosa puede no sólo ser beneficioso para la imagen o el aspecto del cabello, sino también evitar problemas de salud que se generan por un mal cuidado. Algunos de los principales cuidados recomendados, son los siguientes:

  • Realizar una limpieza sencilla del caballo una vez a la semana. Esto implica removerle tierra, polvo y cualquier nudo que pueda tener en el pelaje.
  • En caso de que el Appaloosa tenga un pelaje blanco, para mantener su aspecto impecable se recomienda un cepillado regular, más frecuente que con otros caballos.
  • Al darle un baño profundo a un Appaloosa, es importante utilizar un shampoo para caballos. Este posee componentes beneficiosos para su piel y no incluye elementos contaminantes que puedan generarle problemas en la piel o pelaje.
  • Limpiar y revisar con regularidad las pezuñas del caballo, para evitar que se generen heridas que puedan derivar en infecciones por un mal cuidado de éstas.
  • Colocarle protector solar para caballos cuando el caballo vaya a ser expuesto al sol en el aire libre. Este es un cuidado que se le debe dar a un caballo especialmente si tiene áreas rosadas en la piel, ya que le puede generar daños por la exposición al sol.
  • Darle el cuidado oftalmológico para caballos necesario. Los Appaloosa tienden a generar con regularidad problemas en los ojos si no se les cuida adecuadamente.

Usos de los caballos Appaloosa

En la antigüedad

Los caballos Appaloosa son una raza de caballos que se caracterizan por su gran velocidad y alto nivel de agilidad. Considerando su gran habilidad, esta raza era muy utilizada por la tribu Nez Percés como medio de transporte, para cazar e inclusive llegaban a utilizarlos ampliamente en batallas.

En la actualidad

Considerando su origen e importancia histórica para la cultura norteamericana, estos caballos han sido muy utilizados en películas hollywoodenses. Algunas de las apariciones más importantes, se presentan en películas del viejo oeste como “Appaloosa”, “El Dorado” y muchas más.

Los especímenes modernos de la raza Appaloosa, se han llegado a considerar mucho más ágiles y versátiles que los caballos originales criados por la tribu norteamericana. Hoy en día, esta raza se utiliza para montar a caballo en largas distancias, para utilizar en granjas al arrear el ganado, eventos deportivos, eventos de rodeo, entre otros.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *