Enfermedades más comunes en los caballos

El caballo es un animal milenario que desde la antigüedad, ha representado a un leal compañero del hombre. Su función como medio de transporte y mercadeo le hizo figurar como un ser importante y por ende, era necesario estar preparado ante cualquier malestar que presentara. Gracias al equino, evolucionó la medicina veterinaria y se prestó mayor atención a su bienestar.

Si eres un amante de los caballos y te dedicas a su cuidado, es fundamental que tengas en cuenta algunas enfermedades que son recurrentes en el equino. Con antelación te recomendamos que una vida condicionada con buenos hábitos, va a prevenir cualquiera de estas patologías.

Herpesvirus

Los herpesvirus EHV-1 y EHV-4 son endémicos y afectan, principalmente, a grupos. Estos pueden transmitirse a través de las secreciones nasales y oculares cuando hay contacto de animal a animal. Al provocar el aborto, el resto de los fetos también representa una vía de contagio. Este se puede mantener de manera asintomática hasta terminar de afectar el sistema inmunológico del cabello y así, provocar mayor daño. Cabe destacar que este se deposita en el organismo por toda la vida, a menos que se aplique la vacuna, pero hasta los momentos, no se ha determinado una fórmula eficaz.

Síntomas

Sintomatología respiratoria:

  • Fiebre de dos fases – 38,5 °C a 41 °C
  • Letargo
  • Anorexia
  • Ojo rojo
  • Secreción nasal
  • Agrandamiento de los ganglios linfáticos

Sintomatología al momento del aborto:

  • Pérdida del feto súbita entre el sétimo y décimo primer mes

Sintomatología neurológica:

  • Cabeza inclinada
  • Incontinencia
  • Dificultad para defecar
  • Arrastre de cascos

Tratamiento

La estadía del equino infectado debe ser en una cama gruesa que le permita reposar cómodamente. El tratamiento consistirá en administración de antibióticos para así evitar la aparición de infecciones bacterianas provocadas por el mismo virus. También son útiles los antiinflamatorios para menguar un poco los síntomas respiratorios. En todo caso, debe consultarte al veterinario para conocer el avance del virus en el organismo.

Prevención

La vacuna aplicada para el Herpesvirus no puede eliminar de manera total al virus, pero sí ayudará a que el resto de los caballos se mantenga inmunes. Es fundamental que, una vez se haya detectado un caso de EHV en la finca, todos los equinos sean vacunados y resguardados del portador.

Esta inyección debe ser aplicada, prioritariamente, a las hembras en etapa gestacional.

Si en el espacio hay un portador y llegan nuevos caballos, estos deben aislarse de 14 a 21 días y estar al tanto de la temperatura. También hay que asearlos con frecuencia para eliminar cualquier partícula viral que se encuentre en el cuerpo.

Los medios de transporte para trasladar a los caballos también deben ser aseados con regularidad.

Tétanos en caballos

Se origina por el ingreso de la bacteria Clostridium tetani al organismo. Esta se encuentra en el suelo, con preferencia en aquellos concentrados en materia orgánica, como el estiércol. El ingreso de la bacteria puede deberse a alguna herida abierta o lesión corporal que permite la introducción de la misma.

La bacteria, una vez que reposa en el organismo, libera dos toxinas que afectan directamente el sistema nervioso. La enfermedad torna a ser muy grave si ha entrado cerca de la cabeza.

El organismo reacciona a los 8 días de la afección con unas fuertes contracciones involuntarias en los músculos.

Síntomas

Además de las contracciones musculares, el animal presentará:

  • Trismo mandibular, es decir, mantendrá la mandíbula muy apretada.
  • Ojos dilatados y muy abiertos.
  • Comisuras labiales hacia dentro.
  • Hiperextensión de los músculos ubicados en las patas, lo que le imposibilitará flexionarse, trotar o caminar.

Tratamiento

La posología y tratamiento dependerá del avance de la bacteria en el organismo, tomando en cuenta la zona en la que ingresó.

Prevención

En caso que se haga la cura antes de que la bacteria afecte los músculos respiratorios (paralizando el diafragma), este será tratado con suero de antitoxina tetánica, más una dosis de penicilina. La fluidoterapia también ayudará a menguar un poco los síntomas. Se empleará la ventilación mecánica para prevenir la parálisis respiratoria y de ser necesarios, sedantes.

Cólico equino

El cólico equino es uno de los malestares más frecuentes en esta especie, pero su causa se puede deber a factores independientes. Este consiste en un dolor espasmódico concentrado en el abdomen, el cual provoca torsión y un fuerte latido estomacal. Puede deberse por la inflamación o impacto del intestino grueso, por estreñimiento, o por la aparición de algunos cuerpos extraños en el sistema digestivo.

Síntomas

  • Colapso de nervios
  • Sudoración
  • Autolesión
  • Descontrol en los movimientos
  • Torsión en el suelo. Esta es una reacción del caballo, pero solo agrava el dolor
  • Estreñimiento o diarrea
  • Deshidratación
  • Posiciones inusuales, como el sentarse, en caso que los cólicos sean producto de una acumulación de gases

Tratamiento

Debido a la naturaleza diversa del malestar, el veterinario realizará un pretratamiento hasta dar con el motivo del cólico. Este consiste en:

  • Administración de espasmolíticos y de antiinflamatorios para aliviar el dolor.
  • Suministro de parafina para hidratar y lubricar el tracto intestinal.
  • Si el caballo se está autolesionando, se procede a sedarlo.
  • En el caso que el caballo haya ingerido comida en exceso y esta se haya fermentado en el tránsito intestinal, se aplicarán antibióticos para evitar infecciones.

Prevención

Independientemente de la causa del cólico, hay maneras de prevenir este molesto dolor para el caballo:

  • Alimentación calmada y balanceada cada 16 horas. El tiempo de pasteo de los caballos debe ser respetado, ya que a través de la ingesta de pasto pueden prevenir algunos malestares digestivos.
  • Alimentar con paja de calidad no excesiva y siempre mantener un envase con agua fresca y limpia. Puedes alimentar con pienso, pero con una cantidad regulada.
  • Dejar al caballo ejercitarse al aire libre todos los días y preferiblemente, más de una vez al día. Salir y trotar suavemente evitará que caiga en un cuadro de ansiedad, algo que también podría ocasionar un malestar intestinal.
  • Cuando el caballo esté confinado, coloca los comederos en un sitio alto.
  • Jugar con él o entretenerlo para evitar que trague aire y acumule gases. Es fundamental que el caballo no se aburra, ya que puede acudir a prácticas dañinas, como el desgaste de la dentadura.

Gripe o influenza equina

La gripe equina afecta directamente en el sistema respiratorio, específicamente, en las vías respiratorias. Este puede percibirse como un resfriado común durante los primeros días, pero en caso que el virus se pose sobre otras zonas respiratorias, como los pulmones y los bronquios, puede tornar mucho más grave hasta causar la muerte del caballo. El contagio se atrae a través del aire, tanto por estornudos como por la mucosa.

El equino puede volverse inmune a la enfermedad una vez que la ha contraído, pero de igual manera, será susceptible a padecerla, especialmente durante las temporadas de contagio. Por eso es fundamental mantenerlo bien cuidado y resguardado cuando llegue la estación invernal, ya que, si el caballo se encuentra en un mal estado de salud, podría decaer gravemente.

Síntomas

Los malestares iniciados, producto del contagio por influenza equina, son:

  • Conjuntivitis
  • Inapetencia
  • Secreción nasal espesa
  • Fiebre alta intermitente

Cuando la enfermedad ha avanzado y ya el virus ha afectado a la zona respiratoria baja, el caballo puede presentar:

  • Neumonía
  • Bronquitis
  • Enfermedades pulmonares con obstrucción

Padecerá cualquiera de estas enfermedades hasta morir, si no se trata a tiempo.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la fuerza del sistema inmunológico del animal. En caso que este ya esté inmunizado de manera parcial, el veterinario hasta empleo de un mucolítico para diluir las secreciones nasales, además de recomendar el total resguardo del caballo de las otras especies, aunado a que el ambiente frío o las brisas podrían empeorar su situación. Durante estos días no se debe descuidar la alimentación balanceada del equino.

En caso que la enfermedad esté mucho más avanzada, se van a suministrar antibióticos para prevenir infecciones que puedan ser la causa de una muerte prematura. Cuando hay un serio cuadro de debilidad, se aplicará la fluidoterapia.

Prevención

La vacuna contra la influenza será la esperanza de prevención de los caballos, por lo que su aplicación debe realizarse con regularidad y en las fechas correspondientes, sobre todo, antes de la temporada de invierno. También hay que evitar mezclar animales recién llegados al recinto hasta que no se conozca su historial médico.

Babesiosis

También conocida como piroplasmosis, se produce por la introducción de la bacteria Babesia equi, transmitida por garrapatas. Es una de las afecciones más graves ya que se propaga rápidamente en los glóbulos rojos del equino.

Síntomas

  • Anemia
  • Mucosas pálidas
  • Fiebre alta
  • Anorexia o inapetencia
  • Orina muy pigmentada
  • Muerte súbita
  • Postración

Tratamiento

Para poder detectar la presencia o riesgo de infección por Babesia equi, el veterinario u otro especialista revisará para observar si hay garrapatas. En este caso, se optará por inyectar Imidocarb en una dosis única intramuscular. Si el veterinario lo considera necesario, se volverá a inyectar luego de unas horas.

Prevención

Debido al agente de transmisión, es fundamental mantener aseado y vacunado al equino para evitar la posesión de su cuerpo por parte de las garrapatas. Si bien no es sencillo mantener al caballo alejado de estas, puedes optar por la compra de productos antigarraptas para aplicarlos en el pelaje, pero el cuidado a través de los productos higiénicos dura muy poco.

Una opción más viable es la limpieza constante del recinto en el que habita, desinfectándose cada semana. La bacteria radica principalmente en las zonas húmedas y con temperaturas templadas, así que deberás evitar que el caballo se concentre en estas áreas.

Encefalitis o fiebre del Nilo

La encefalitis o fiebre del Nilo es producto de la propagación del virus West Nile Virus (WNV). Este es transmitido por las aves migratorias, provenientes principalmente de África. La transmisión a los equinos puede originarse por la picadura de un mosquito y afecta de igual manera a varios mamíferos.

El virus afecta, en primera instancia, al torrente sanguíneo, hasta posarse en el cerebro y luego atacar la médula espinal. Su efecto se denota por la inflamación de algunas zonas del sistema neurológico que puede acabar rápidamente con la vida del caballo.

El virus fue detectado en 1999 y se determinó que provenía de regiones africanas, ya que cada cierto tiempo las aves migratorias cambian su rumbo a zonas de Europa. Durante este viaje, pueden transmitir el virus a miles de yeguadas.

El WNV, una vez fue detectado, afectó de tal manera que se consideró una epidemia nacional en Estados Unidos.

Una de las particularidades, es que un caballo no puede infectar a otro, ya que el contagio solo se produce a partir de la picadura del mosquito. Sin embargo, es fundamental tomar precauciones para evitar la baja inmunidad.

Hasta ahora no hay vacuna que erradique por completo la presencia del virus en el caballo, pero esta puede menguar los síntomas y fortalecer el organismo del equino.

Síntomas

Los malestares comenzarán a notarse a los 3 o 15 días del contagio:

  • Inapetencia
  • Fiebre alta
  • Malestar gripal
  • Dificultad para ver
  • Tropiezos o movimientos incontrolados
  • Imposibilidad o incomodidad al tragar
  • Letargo
  • Parálisis parcial
  • Convulsiones
  • Caminar con debilidad y sin rumbo
  • Postración
  • Dificultad para mantenerse de pie
  • Cabeza inclinada
  • Coma

Tratamiento

Dado que aún no se ha determinado una cura para el WNV, los caballos obtuvieron la capacidad de desarrollar anticuerpos y revitalizar su sistema inmunológico. De hecho, tampoco hay un tratamiento en específico que consista en el suministro de medicamentos, sino que el apoyo se enfoca hacia el lado emocional.  El caballo debe encontrarse en un ambiente calmo y con todas las condiciones sanitarias.

En caso que el equino decaiga o presente síntomas graves, debe internarse en el hospital veterinario.

Mientras el virus esté latente, se debe suministrar mucha agua para evitar la deshidratación, mientras que una alimentación balanceada podrá animar y levantar al caballo del cuadro sintomático.

Prevención

La vacunación podrá disminuir los riesgos de que el caballo padezca del WNV. Por otro lado, en el recinto debe haber un estricto control de los mosquitos: pueden emplearse insecticidas para mantenerlos alejados y cambiar diariamente los bebedores, así como quitar cualquier objeto que concentre agua.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *